Chaleco López sufre en el norte bravo de Argentina

El piloto maulino tuvo problemas de comunicación y en la segunda parte de la jornada rompió una rueda que lo retrasó varios minutos para quedar sexto en la general.

202

Definitivamente, no fue una buena etapa para Francisco Chaleco López (Red Bull Can-Am Factory) entre La Rioja y Belén con una extensión de 339 kilómetros de especiales donde salió de la zona de podio para terminar sexto en la jornada y quedar en la misma posición en la clasificación general a 13 minutos 16 segundos del líder, el estadounidense Michell Guthrie.

La etapa fue para el sueco Mattias Ekstrom con 3 horas 45 minutos 39 segundos, superando a Guthrie a 01’45” y a Seth Quintero a 03’58. Sexto llegó el piloto maulino junto a su navegante Bruno Jacomy a 12’07” luego de tener problemas de comunicación, de navegación y por último, romper una rueda.

“La etapa 2 fue muy compleja, con mucho polvo. Nos tocó un tramo con una difícil navegación, donde tuvimos un problemas en la comunicación. Ahí perdimos minutos importantes. También rompimos una rueda que nos obligó a bajar el ritmo de carrera, pero haremos todo por recuperar terreno en los próximos tres días que restan de competencia. Este miércoles esperamos atacar con todo en una zona como Belén y Fiambalá que es de navegación, de ríos y dunas. Estamos peleando una mejor ubicación, ya que estamos a 13 minutos del puntero”, manifestó López Contardo.

Luego de estos resultados, la clasificación general quedó encabezada por Michell Guthrie con 6 horas 59 minutos 55 segundos, escoltado por Mattias Ekstrom a 02’31” y por Quintero a 05’54”. López quedó sexto a 13 minutos 16 segundos.

La Etapa 2 que unió La Rioja con Belén fue más corta que la primera jornada, pero con mucha más complejidad tanto para encontrar el rumbo correcto como para cuidar las máquinas. La carrera partió en un salar muy veloz, pero con muchas huellas para luego darle el paso a las primeras dunas de baja altura y con vegetación, para finalmente transitar por una huella muy rota y terminar por los famosos ríos secos de Belén que cobraron varias víctimas, entre esas a Francisco Chaleco López.

La Etapa 3 será un duelo de altura. Y no sólo por la gran batalla que se librará en los caminos, sino porque luego de un inicio en un campo traviesa muy veloz, el recorrido de 268 kilómetros de especiales llevará a los pilotos hasta superar los 2.600 metros sobre el nivel del mar, precisamente cuando se internen en una zona de dunas blandas con vegetación baja que exigirá el físico de los pilotos y también a las máquinas.