Chile aparece como uno de los países líderes de la región en la adopción de la IA

El estudio desarrollado por la consultora IDC estima una inversión de 240 millones de dólares en IA en América Latina para 2024.

118

Chile es uno de los primeros países en adoptar la IA en América Latina. Se encuentra por debajo de Colombia y México en desarrollar IA, y en el segundo lugar en adquirir la tecnología de IA detrás de Perú.

El estudio realizado por la consultora IDC muestra que Chile emerge como un país que adopta la IA impulsado por los hiperescaladores globales de nube. Se centra en mantener la automatización de los centros de datos y mejorar el análisis de datos. El 58 % de los líderes de la alta dirección cree que la IA es un punto de inflexión y tiene un impacto significativo para mejorar los análisis, las estadísticas, la ciberseguridad y la detección de amenazas.

Entre los desafíos al implementar casos de uso empresariales de IA, se encuentra la dificultad para mantenerse al día con los requisitos de la tecnología de IA. Además, se esperan desafíos a largo plazo relacionados con el monitoreo de posibles usos indebidos y alucinaciones de la IA, así como limitaciones en las capacidades del modelo, en particular en lo que respecta a los datos de entrenamiento y los límites de los tokens requeridos.

El estudio arroja también que en América Latina el mayor aumento en las inversiones en informática de borde se observará en Brasil y Chile, seguidos por Colombia y Perú.

Según IDC, se espera que alcancen un presupuesto de 240 millones de dólares este año en América Latina, principalmente para la modernización, automatización, gestión y seguridad de la infraestructura de TI y en herramientas de IA Generativa.

En total, alrededor de 500 CIOs y tomadores de decisiones de TI y negocios (ITBDMs) de organizaciones ubicadas en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú compartieron tendencias, estrategias, planificación e inversiones en la adopción de la Inteligencia Artificial (IA) en los negocios.

Edge Computing  

Implementar la IA como una estrategia de negocio conlleva una serie de avances significativos para la industria, especialmente en una era en la que surgen tecnologías innovadoras todos los días, como es el caso de la IA Generativa. Con esto, IDC prevé que los gastos en IA y Edge Computing deberían crecer en América Latina, alcanzando los 6,800 millones de dólares para 2024, dado que la región ha estado invirtiendo más en su proceso de transformación digital completa. El aumento de las inversiones en informática de Borde en Chile se incrementó un 42 % de 2023 a 2024, la segunda cifra más alta de la región, luego de Brasil.


«Es importante enfatizar que la IA fue concebida para aumentar las capacidades humanas, automatizando tareas rutinarias y permitiendo que funcionarios se concentren en aspectos más complejos, estratégicos y creativos dadas sus funciones. El factor humano es fundamental», comentó João Bortone, Presidente y Director General para Lenovo ISG América Latina.

“Estamos en un punto crucial donde la integración de IA y Edge Computing no solo está mejorando la eficiencia operativa, sino también permitiendo nuevas capacidades de análisis y toma de decisiones en tiempo real,” explicó José Carlos Huescas, gerente global de producto de computación de alto rendimiento e inteligencia artificial.

Verticales

La mayoría de las verticales en América Latina están enfocadas en aprovechar y proteger datos, y colocan la gestión de datos, el análisis y la ciberseguridad como principales prioridades para apoyar áreas de negocios relacionadas con la experiencia del cliente y la toma de decisiones, ya que son las más impactadas por la IA.

Por otro lado, las empresas de telecomunicaciones tienen una visión diferente y están enfocadas en la implementación de tecnologías digitales, como la IA, en infraestructuras robustas para proporcionar servicios de red de alta calidad, observabilidad de la infraestructura y conectividad, ya que esto se alinea con su negocio principal. Sin embargo, solo el 24% ve los datos y una mejor experiencia del cliente utilizando IA como prioridades. La investigación prevé que las verticales de América Latina seguirán manteniendo estas prioridades en 2024. Las organizaciones deberán saldar sus deudas tecnológicas y aprovechar al máximo la tecnología para aprovechar los datos y proporcionar experiencias satisfactorias a los clientes en entornos seguros.

Desafíos

En Chile, los principales desafíos que encuentran al implementar la IA son los siguientes: dificultad para mantenerse al día con los requisitos de la tecnología de IA, falta de estructura e integridad de los datos y dificultad para presentar argumentos comerciales para la tecnología de IA.

Y siguiendo la misma línea, los principales desafíos para adoptar la GenAI (IA generativa) son: el monitoreo de posibles usos indebidos y alucinaciones de la IA, limitaciones de la capacidad del modelo (en términos de datos de entrenamiento requeridos, límite de tokens) y gran dependencia de terceros

“Las organizaciones deben enfatizar que la IA está diseñada para aumentar las capacidades humanas mediante la automatización de tareas rutinarias, lo que permite a los empleados concentrarse en aspectos más complejos, estratégicos y creativos de sus funciones. El factor humano es fundamental”, comenta José Carlos Huescas, gerente global de producto de computación de alto rendimiento e inteligencia artificial.

En cuanto a las principales áreas tecnológicas o de negocios afectadas por la IA en Chile, son, en primer lugar, las estadísticas y análisis mejorados, seguido de la ciberseguridad y detección de amenazas y del mantenimiento predictivo e IoT.

Negocios

Según el estudio, las principales prioridades comerciales para los CIOs en Chile durante 2024 son las tecnologías emergentes, Impulsar la innovación empresarial digital y la sostenibilidad mejorada.

Así también, las principales prioridades de inversión en tecnología en el país durante 2024 son: en primer lugar, la GenAI, seguido por la mejora de la resiliencia cibernética para hacer frente a ataques de ransomware y malware y la plataforma común de gestión de datos