Día de la Energía: ¿Cuánto cuesta no adaptarse a tiempo?

210

Por Rosa María Villagra, Gerente general Grupo IMELSA.

Ya nadie puede dudar de los beneficios de las energías renovables, ni de la urgencia de agilizar la transformación energética. En este proceso donde pasamos de una economía movida por combustibles fósiles que exacerban la crisis climática vemos cómo unos pocos –por ahora– han evolucionado hacia vectores energéticos más eficientes, adelantándose a cambios legislativos y rindiendo modelos más sostenibles para sus negocios al largo plazo.

En este camino, debemos implementar un sistema eléctrico que sea en base a fuentes respetuosas con el medioambiente y lo suficientemente resiliente para resistir condiciones climáticas extremas como aquellas que vivimos hoy. Por cierto, existen dudas y complejidades, pues habrá que avanzar en materia normativa, en procesos transitorios y preparar infraestructura, para aprovechar todo el potencial de estas energías. Con eso, los consumidores y las empresas deberán adaptarse a nuevas tecnologías entre otros cambios, mientras que los países se verán obligados a forjar alianzas, aumentar la cooperación y revisar sus normativas energéticas.

Los períodos de cambios suelen ser recibidos con resquemor e incertidumbre, porque requieren de esfuerzos mancomunados e implican costos, sin embargo, el acceso universal a las energías limpias es esperanzador, una solución a diversas aristas que afectan nuestra salud y calidad de vida. Hoy, en el Día de la Energía, surge la pregunta, ¿cuánto cuesta no adaptarse a tiempo?

Con once años de sequía acuestas, podemos decir que el costo es el potencial racionamiento eléctrico y el inminente uso de combustibles fósiles para suplirlo. Nadie dijo que esta transición sería fácil, pero una economía basada en energías renovables, libre de carbono, está llegando. Falta un poco más del esfuerzo colectivo para que proveedores de tecnologías, empresas de energía, transmisoras, distribuidoras y reguladores, podamos conjuntamente acelerar y llegar más rápido a la esperada energía cero emisiones.