El liderazgo de Chile

159

Por Francisco Valdivia, country manager Visa Chile.

Chile es hoy líder de América Latina en el uso de tecnologías para pagos y transacciones sin contacto. Un dato revelador: a diciembre pasado, el 84% de las transacciones presenciales en el país fueron hechas con pagos sin contacto, lo que sin duda es un verdadero récord para este tipo de operaciones.

La información, muy positiva para el ecosistema, consumidores y comercio, realmente no es sorprendente. En los últimos años, Chile se ha situado a la cabeza de la región en el uso de pagos digitales,  en un fenómeno verificado incluso antes de la pandemia, una  tendencia que se reforzó en los últimos dos años,  En el último quinquenio,  la evolución del ecosistema en el país y la región ha sido vertiginosa, impulsada también por los sorprendentes adelantos tecnológicos.

Varias son las razones que explican esta privilegiada posición del país en el uso de esta tecnología rápida, segura y conveniente. La más relevante, sin  duda, es el sostenido crecimiento económico experimentado por Chile en los últimos años –en comparación a sus vecinos- unido a una fuerte tasa de bancarización, hoy cercana a un 80%.

Así, cerca del 35% de todas las transacciones de pagos presenciales hechas con credenciales en diciembre de 2021 fueron realizadas con tecnología sin contacto, lo que representa un aumento de casi dos veces en el uso de esta modalidad  en toda la región, en comparación con el año pasado, según revela un  estudio de VCA.

El informe también destaca que ocho países de Latinoamérica y el Caribe ya realizan más de la mitad de las transacciones presenciales con la tecnología sin contacto. Entre estos se encuentran Chile (donde la penetración supera el 84%), Costa Rica y Guatemala (con más del 70%), Panamá y las Bermudas (entre el 60% y 70% de penetración), y Perú, Colombia, Nicaragua y El Salvador (los cuales contaron con más de 50% de penetración).

Estas positivas cifras coinciden plenamente con recientes informes de la Asociación de Bancos de Chile, entidad que destaca el fuerte aumento en el número de tarjetas de crédito y débito, pasando de 19 millones a casi 40 millones en el último decenio., situando a Chile como el segundo país de América Latina, con una cantidad de 2,3 tarjetas por adulto. 

El desafío futuro, entonces, es grande, especialmente considerando que en aquellos hogares de menores ingresos la tenencia de tarjetas de crédito llega a un 48%.

Es por lo anterior que  redoblamos nuestro compromiso con Chile, en alianza con nuestros socios en el mercado,  reafirmando nuestra voluntad de trabajar con todos los actores del ecosistema, promoviendo la formalización e inclusión financiera de más personas,  contribuyendo así decididamente al desarrollo del país.