El milagro de Lara: Su hermanita le salvó la vida con las células madre de su cordón umbilical

237

La vida de la familia Delgado Gutiérrez cambió para siempre cuando en 2022 a su hija le diagnosticaron Leucemia Mieloide Aguda, un tipo de cáncer que afecta a las células de la sangre.

Ricardo Delgado y María Gutiérrez, una pareja de inmigrantes venezolanos, llegaron a Chile buscando mejorar su calidad de vida, luego de un tiempo, reciben la noticia de que estaban esperando su primer bebé. Lara nació el 12 de agosto del año 2019. Todo marchaba bien durante los primeros meses de Lara, así lo demostraban los controles mensuales de niño sano.

Con año y medio de edad, Lara Delgado disfrutaba jugar en el parque, correr, cantar, pero de un momento a otro, empezó a sufrir episodios de fiebre sin causa aparente, y cada vez más frecuentes. Además de la fiebre empezó a presentar otros síntomas, como hematomas en todo el cuerpo, sin ninguna razón.

En el hospital Roberto del Río, centro médico en el que la trataban, le hicieron una serie de estudios, entre ellos un mielograma, que reveló un exceso de blastos, por lo que le diagnosticaron una enfermedad llamada mielodisplasia, y les alertaron de que  ésta posiblemente podría convertirse con el tiempo en una leucemia.

Lara inició su tratamiento para la mielodisplasia, el cual consistía en una dosis mensual de un medicamento llamado azacitidina. En sus controles mensuales, nuevamente pidieron hacerle un mielograma, el cual arrojó un porcentaje bastante elevado de blastos y con este resultado los doctores del área de oncología del hospital se reunieron con sus padres y les dieron la noticia más devastadora: Lara tenía leucemia mieloide aguda y debía iniciar su programa de quimioterapias intensivas, realizadas gracias al Programa Infantil Nacional de Drogas Antineoplásicas (PINDA).

Lara se sometió a tratamientos, que iban desde medicamentos hasta transfusiones de sangre, que le causaban náuseas, fatiga y pérdida de su cabello. Los médicos especialistas del Hospital Luis Calvo Mackenna, que es donde se realizaba el tratamiento, les dijeron que su única esperanza era un trasplante de médula ósea, y por esta razón les hicieron pruebas a ambos, siendo Ricardo el más compatible. Sin embargo, fué descartado como donante.

Un par de meses después, sus padres recibieron una noticia que les devolvió la esperanza, estaban esperando un bebé. Esta noticia trajo consigo la posibilidad de un trasplante para Lara a través de una alternativa sin costo para la familia, el programa Conectando Hermanos de VidaCel, el cual les brindaría la oportunidad de contar con  una muestra compatible para el trasplante. Así conocen este programa de donación dirigida de sangre de cordón umbilical para trasplante de células madre entre hermanos, enfocado en aquellas familias que tienen un hijo o hija con alguna enfermedad y que pueda ser tratado, a través de un trasplante, con dichas células madre.

A través del programa Conectando Hermanos, VidaCel se encargaría de la recolección, procesamiento y almacenamiento de las células madre hematopoyéticas del cordón umbilical al momento de nacer Alma Sofía, con la finalidad de tenerlas disponibles en el momento de ser trasplantadas a Lara.  Ser parte de este programa les daría la oportunidad única de obtener, al momento del parto, las células madre del cordón umbilical y conservarlas hasta que fuera el momento del trasplante.

Alma Sofía, la hermana de Lara nació el 2 de diciembre de 2022, y después del parto se recogió la muestra de sangre del cordón umbilical, y al realizar las pruebas de compatibilidad, descubrieron que entre las dos niñas había un match perfecto de 100% de compatibilidad. De esta manera,  Alma pudo donar sus células madre del cordón umbilical para ser trasplantadas a Lara.

El procedimiento se realizó el 23 de marzo de 2023.  Luego del trasplante, la pequeña estuvo aislada durante varias semanas para evitar infecciones. Los médicos le administraron quimioterapia para eliminar las células cancerosas y facilitar que las células madre se integraran en su organismo. Poco a poco, Lara empezó a recuperar la salud y la alegría. Los análisis mostraron que las células madre habían reemplazado a las células enfermas y que su sistema inmunológico se había fortalecido. Había vencido al cáncer gracias a las células madre del cordón umbilical de su hermanita, ella le dió la oportunidad de vivir.

Actualmente se encuentra en el seguimiento de post trasplante, ya que los primeros años, requiere igualmente medicamentos y controles médicos. Es un proceso largo, sin embargo, poco a poco su sueño de correr, jugar, bailar, se ha hecho realidad. Su familia está muy feliz de ver cómo su hija se va recuperando completamente.

El caso de Lara es un ejemplo de cómo las células madre del cordón umbilical son un tratamiento científicamente comprobado que permite tratar más de 80 enfermedades graves, alcanzando los 1,5 millones de trasplantes en el mundo al 2022, según un estudio realizado por D. Niederwieser, H. Baldomero, N. Bazuaye y otros,  publicado en la Revista Haematologica, en mayo de ese año.

Para VidaCel es un honor haber contribuido en el trasplante de las células madre del cordón umbilical de Alma para salvar la vida de Lara, y ratificamos nuestro compromiso por ofrecer un servicio de calidad y seguridad en la preservación y almacenamiento de éste recurso médico tan valioso, como son las células madre de cordón umbilical.