Impulso digital para aumentar la rentabilidad y la competitividad en el sector eólico latinoamericano

331

Por Filipe Osorio, Líder de Servicios Digitales para Onshore Wind en GE Renewable Energy América Latina.

El rápido avance de Cloud Computing y Edge Computing ha abierto la puerta a nuevos productos y servicios, permitiendo a las empresas crecer y competir con mayor rentabilidad.  El sector de la energía y los servicios públicos también está viendo los beneficios de esta tendencia. Como destacó Gartner en su informe Top 10 Trends Driving the Utility Industry in 2021, las empresas que sean ágiles para adoptar las nuevas tecnologías y puedan aprovechar rápidamente las oportunidades que éstas presentan, estarán posicionadas para crecer en tiempos que son globalmente difíciles. En este sentido, celebrando el Día Mundial de la Energía, reafirmo la importancia del impulso digital para aumentar la rentabilidad y la competitividad del sector eólico latinoamericano.

La creciente competitividad del sector de las energías renovables en América Latina hace cada vez más necesario que las empresas de servicios públicos y las industrias cuenten con activos eólicos más fiables y con mayor disponibilidad, flexibilidad y producción, para responder rápidamente a las cambiantes condiciones del mercado.  La combinación del crecimiento de la demanda y la disponibilidad de la energía eólica en toda América Latina hace que este sea un sector de crecimiento atractivo para los próximos años.

Dada esta dinámica de mercado, las soluciones digitales destacan por las mejoras obtenidas en la producción y fiabilidad de la electricidad de los parques eólicos.   Estos beneficios se consiguen gracias a las estrategias de mantenimiento predictivo impulsadas por la IA (Inteligencia Artificial), la programación avanzada y la monitorización remota de activos en tiempo real; un aspecto especialmente clave durante la recuperación de la actividad económica. En GE Renewable Energy contamos con Centros de Fiabilidad de Flotas y de Operaciones Remotas (ROC) altamente experimentados, que son fundamentales para la operación y los servicios a nuestros clientes, ya que podemos monitorear el desempeño de los activos, las operaciones en tiempo real, y despachar recursos para la reparación avanzada en el momento óptimo con las herramientas y repuestos adecuados. En América Latina, alrededor de 3.000 turbinas son monitoreadas las 24 horas del día, los 7 días de la semana, por nuestro Centro de Operaciones Remotas regional con sede en Brasil y que monitorea toda América Latina.

Nuestras soluciones digitales proporcionan a nuestros equipos de servicio y a los clientes conectividad de datos desde el borde de la turbina hasta la nube de forma segura y escalable.  Aprovechando la tecnología de la nube, combinamos nuestro profundo conocimiento físico del activo con la inteligencia artificial para optimizar los servicios en función de la información sobre el funcionamiento del parque, el clima, los componentes de la turbina, los informes de servicio o los equipos profesionales de las instalaciones. También utilizamos esta información para comparar el rendimiento del activo en la región con otras instalaciones de todo el mundo; mejorando continuamente nuestros modelos predictivos y nuestras operaciones.

Nuestro conocimiento único del activo nos permite aprovechar los datos de sub-segundos para obtener información procesable frente a la suma promedio de datos de 5 o 10 minutos en otras herramientas.

En el contexto actual de alta competencia, que exige una operación eficiente de los parques eólicos en medio de rentabilidades cada vez más ajustadas por la evolución de las variables del sector, las soluciones digitales son una respuesta absolutamente imprescindible. El panorama en América Latina muestra que hay mucho por hacer, pero también es un hecho que ya existen herramientas y servicios innovadores que permiten responder a la creciente disponibilidad y confiabilidad que demandan los clientes de la industria en toda la región. Nuestro compromiso es fuerte suministrando y manteniendo activos de energía renovable, ayudando a reducir el costo de la energía renovable, asegurando la resistencia de la red, la eficiencia y la fiabilidad, apoyando la transición energética en la región con una estrategia sostenible.