José Ignacio Cornejo se acerca a los punteros al quedar sexto en el Desafío Ruta 40

Bajo el sol de Catamarca y las rutas que alguna vez ocupó el Rally Dakar, el piloto iquiqueño sigue avanzando en la clasificación general de la fecha mundial de rally cross country.

196
Foto: Prensa HRC.

El iquiqueño José Ignacio Cornejo (Monster Energy Honda) ha ido de menos a más en la fecha del Campeonato del Mundo de Rally Cross Country que se disputa en el norte de Argentina. Realizadas tres etapas, el piloto avanzó un nuevo lugar en la clasificación general al ubicarse sexto, quedando a 32 minutos del vencedor de la etapa y líder del Desafío Ruta 40, el español de Honda, Tosha Schareina.

El hispano de 27 años sigue sorprendiendo  a la cabeza de la general de Motos gracias al “Bonus” que se le otorga al piloto de motos que abre pista en cada etapa. El español volvió a ser el más rápido logrando la tercera victoria de etapa consecutiva, acumulando un total de 10 horas 20 minutos 53 segundos.

El europeo venció con 2:58’13” en la Etapa 3, seguido del local Luciano Benavides a 01’40” y del estadounidense Ricky Brabec a 01’52”. Nacho Cornejo fue octavo a 11’43” y Pablo Quintanilla llegó décimo a 12’55”. En la general Schareina aventaja por 06’23” a Benavides y por 22’03” a Brabec. Cornejo subió un puesto para quedar sexto a 32’35” del líder. Quintanilla se ubica séptimo a 33’30”.

“Fue una entretenida etapa, donde en la primera zona perdí algunos minutos, pero en general fue una carrera positiva, con buenas sensaciones en la moto, lo que significó que pude avanzar a un nuevo lugar en la general. Quedan dos etapas, así que voy a dar lo mejor de mí para terminar el Ruta 40 lo más adelante posible”, explicó el piloto oficial de Honda.

La jornada de este miércoles fue un duelo en la altura con un primer rulo en Belén de 268 kilómetros de especiales, que llevó a los pilotos a superar los 2.600 metros sobre el nivel del mar, en el norte de Belén, en la zona de Pie de Médano. La especial tuvo su inicio en un campo traviesa muy veloz para luego internarse en una zona de dunas blandas con vegetación baja que exigió el físico de los pilotos y también a las máquinas. Finalmente, ingresaron a un sector de ríos secos con huellas muy deterioradas, en lo que la ha convertido en una prueba verdaderamente exigente.

La cuarta etapa de la competencia tendrá un total de 584 kilómetros, de los cuales 348 serán cronometrados, gran parte de ellos a través de una de las regiones más emblemáticas del rally mundial que fueron conocidas cuando por allí pasó el Dakar: las Dunas de Fiambalá.