La banda bonaerense Los Subtítulos estrena «Muerto» y anuncia concierto en Niceto Bar

42

La banda indie-alt bonaerense Los Subtítulos está presentando «Muerto», primer corte de Espectador Entra a Escena, su LP debut que tendrá estreno el invierno de 2022.

Formada por miembros de Tobogán Andaluz y fieles a su original estilo en la escena independiente local, Los Subtítulos combina melodías pegadizas, armonías complejas y bases rítmicas bailables, con influencias de bandas como Sonic Youth y poetas locales como Vicente Luy. 

«Muerto» aborda temas como la aspiración social, el encierro y el insomnio, asuntos que recorrerán todo el disco de la banda que define su estilo lúgubre y festivo como «canciones para bailar la angustia».

El single fue producido por Ignacio Castillo (Temporada de Tormentas, Pyramides) y Los Subtítulos. Se grabó en Estudio La Casona y la mezcla estuvo a cargo de Pablo Acosta. Contó con Arturo Martin como Drum Doc y la masterización de Audio Warrior.

Escucha «Muerto»

Los Subtítulos y El Hombre Anormal
Viernes 13 de mayo
20hs en Niceto Bar (Niceto Vega 5507) – $600

Los Subtítulo festeja el lanzamiento de «Muerto», primer adelanto de su LP debut. La cita es este viernes 13 en Niceto Bar junto a los sanmiguelinos de El Hombre Anormal, en una fiesta que repasará viejas canciones y adelantará material nuevo. 

Sobre Los Subtítulos

Los Subtítulos, banda indie-alt de Buenos Aires, nace a finales del 2017 como idea de Manuel Larisgoitia (guitarra y voz) e Ignacio Kater (teclado y voz), ambos miembros de Tobogán Andaluz. Su música combina armonías complejas y melodías pegadizas, influenciados por bandas como Radiohead, Sonic Youth y Atrás Hay Truenos, mientras que sus letras tienen una fuerte impronta de Vicente Luy, Alejandra Pizarnik y Leonard Cohen.

La sección rítmica conformada por Pedro Chalen (Mateo de la Luna) en batería y Juan Pablo Mareco (Pyramides) en bajo y sintetizadores propone bases tanto kraut-pop, bailables y minimalistas, así como stoner, rígidas y duras. Esta sonoridad oscilante entre dulzura y dureza, sumado a los timbres disímiles de ambos cantantes, genera una propuesta estética distinta en la escena indie porteña.