“La casta dominante será la de los sudras o proletarios…”

514

Por Rafael Videla Eissmann.

Señor Director:

En el Vichnu-Purana (Pauthier et Brunet. Paris, 1886) se lee: “La riqueza y la piedad disminuirán de día en día hasta que el mundo esté completamente corrompido. Entonces la fortuna conferirá distinción; la pasión será el único motivo de unión entre sexos; la mentira será el camino único para triunfar en los negocios; la tierra no será respetada sino a causa de las riquezas minerales que encierra; la deslealtad será el medio universalmente empleado para subsistir (…). La observancia de las castas, de las leyes y las instituciones, no estará ya en vigor en la edad Kali, y las ceremonias presididas por los Vedas serán abandonadas. Los matrimonios no se harán conforme a los ritos. Los hombres dirigirán todo su pensamiento a la adquisición de la riqueza; la riqueza no será empleada sino para procurarse placeres egoístas. Las mujeres no seguirán sino sus gustos y se enamorarán solamente por el placer. Los hombres de todos los rangos se imaginarán presuntuosamente ser iguales a los brahmanes. Los vaishas, o sea los comerciantes, abandonando la agricultura y el comercio, ganarán su vida por el ejercicio de profesiones mecánicas y, siendo abandonado el camino de los Vedas al apartarse los hombres de la ortodoxia, la iniquidad prevalecerá y la duración de la vida disminuirá en consecuencia”.

(…)

“La casta dominante será la de los sudras o proletarios… Los hombres desprovistos de razón, y sujetos a todas las enfermedades del cuerpo y del espíritu, cometerán diariamente pecados. Toda cosa impura, viciosa e indicada para afligir a la raza humana, nacerá en la Edad de Kali”.

Esta descripción fue hecha hace milenios y describe, de manera significativa, al decadente mundo moderno y especialmente a la sociedad chilena con toda su degeneración, corrupción y materialismo disfrazado con la grandilocuente monserga de la “democracia”, los “derechos”, los “empoderamientos” y el “nuevo Chile”. Pero en realidad, el país ha sido transformado en un infierno donde los chilenos somos extranjeros en nuestro propio país y donde imperan las mentiras, la delincuencia y el narcotráfico.

A la luz de la sabiduría del Vichnu-Purana se comprende, de igual manera, la “elección” como Presidente de la República de un individuo como Gabriel Boric, encarnación perfecta de esa corriente anti-vital, ajena y opuesta a todo valor y sentido de trascendencia y de los principios naturales: El marxismo.