La inteligencia

Hasta hace unos años se hablaba de personas inteligentes cuando eran capaces de resolver las problemáticas que se les presentaban y sólo implicaban problemas concretos. Esto es, era la comprensión de una situación desde un punto de vista racional.

530

Por Carol Jacusiel

Según Wikipedia, “la inteligencia se ha definido de muchas maneras, incluyendo: la capacidad de lógicacomprensiónautoconcienciaaprendizajeconocimiento emocionalrazonamientoplanificacióncreatividadpensamiento crítico y resolución de problemas. En términos más generales, se puede describir como la capacidad de percibir o inferir información, y retenerla como conocimiento para aplicarlo a comportamientos adaptativos dentro de un entorno o contexto.”

Hablamos de inteligencia (pura), inteligencia emocional, inteligencia numérica, entre otras. Cada una se refiere a distintos aspectos, según sea el tópico que abarque. Eran lógicas causales.

Hasta hace unos años se hablaba de personas inteligentes cuando eran capaces de resolver las problemáticas que se les presentaban y sólo implicaban problemas concretos. Esto es, era la comprensión de una situación desde un punto de vista racional. La inteligencia se relacionaba con inteligencia pura. Los jefes daban una orden y se cumplía, ya que era la persona inteligente que sabía lo que se debía hacer y decía como hacerlo.

Luego, se acuñó el concepto de inteligencia emocional, que incorporaba una arista, que hasta entonces no era considerada, las emociones. Aquí, la emocionalidad interviene e interfiere los procesos de razonamiento y los resultados de este.

Se habla de más de 10 tipos de inteligencia, pero siempre quedan supeditadas a la inteligencia pura y la inteligencia emocional.

Lo importante es desarrollarse usando ambas inteligencias en el desempeño diario. Una persona inteligente, pero que no la acompaña la emocionalidad le costará insertarse en la sociedad actual, Hoy en día una persona así sólo se ajustará de buena manera a procesos donde trabaje sola o con muy pocas personas, en que no dependa de las interrelaciones. Puede ser, por ejemplo, un investigador o científico.

Muchas veces uno escucha “pero ¡cómo, si es tan inteligente!”, cuando escuchamos esto podemos estar hablando de un científico, con un doctorado, pero que comete errores garrafales en sus relaciones interpersonales.

A los niños hay que enseñarles a enfrentar no sólo las materias del colegio, sino también las relaciones con los amigos, los límites de sus acciones, la forma de retribuir a otros por su amistad, etc.

Así como aprendemos a resolver problemas matemáticos, también aprendemos a relacionarnos y a resolver conflictos. Y esto es muy valorado, hoy en día en todos los ámbitos en los que nos involucramos.

Espero sus comentarios a carol@jacusiel.cl

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay