Maternidad y flexibilidad laboral: El camino hacia una cultura empresarial inclusiva

132

Por Catherine Railhet, Gerenta de RR.HH. Natura y Avon Chile

La maternidad es una experiencia transformadora que, lamentablemente, suele venir acompañada de desafíos en el ámbito laboral para muchas mujeres. A medida que avanzamos hacia una sociedad más equitativa y consciente, es fundamental abordar las barreras que enfrentan las madres trabajadoras y crear un entorno laboral que promueva la inclusión y el desarrollo profesional de todas las personas, independientemente de su situación familiar.

Son reveladoras las cifras que arrojó del estudio de Cadem junto a ChileMujeres titulado “Mujer y Trabajo”, que muestran que más de la mitad de las mujeres encuestadas se encuentran sin un trabajo remunerado. Además, un significativo 27% de las mujeres no trabaja fuera de su hogar por tener que cuidar a sus hijos, mientras que un 21% se dedica exclusivamente al cuidado del hogar y la familia.

Estas cifras son un llamado de atención sobre la necesidad de implementar políticas y programas que apoyen a las madres trabajadoras. Según el mismo estudio, un 43% de las mujeres encuestadas considera que un empleo con horario flexible sería de gran ayuda para encontrar trabajo, asimismo un 35% piensa que el teletrabajo sería una solución.

La búsqueda de empleos con la flexibilidad suficiente para conciliar las responsabilidades maternas no es el único problema. Según el estudio realizado por Avon en colaboración con Gentedemente, un 69% de las mujeres chilenas se enfrentan a gran parte de la carga operativa y mental asociada a las labores del hogar. Esta cifra refleja la necesidad urgente de implementar políticas y programas que apoyen a las mujeres en la conciliación de sus responsabilidades familiares y laborales, promoviendo así una mayor equidad y bienestar en nuestra sociedad.

La maternidad no debería ser un obstáculo para el desarrollo profesional de las mujeres. Es importante promover un entorno laboral flexible y adaptable que permita a todas las personas alcanzar su máximo potencial, independientemente de su situación familiar. En ese sentido, es clave promover políticas y programas que brindan a las madres trabajadoras las herramientas y el apoyo necesario para equilibrar sus responsabilidades familiares y laborales de manera efectiva.

Sin embargo, para que estas iniciativas sean verdaderamente efectivas, es necesario un enfoque innovador que se adapte a las necesidades individuales de cada talento. Las organizaciones y empresas deben estar dispuestas a pensar de manera creativa y flexible, buscando soluciones personalizadas que permitan a las madres trabajadoras prosperar en sus carreras sin sacrificar su vida familiar.

Esto implica adoptar prácticas laborales modernas, como horarios flexibles, opciones de teletrabajo, permisos parentales remunerados y programas de cuidado infantil en el lugar de trabajo. Al proporcionar a las madres trabajadoras la flexibilidad y el apoyo que necesitan, no solo estamos promoviendo la igualdad de oportunidades, sino también fomentando un ambiente laboral más productivo, inclusivo y satisfactorio para todos.

Es necesario promover una cultura empresarial que valore y respalde a las madres trabajadoras. Al ofrecer oportunidades equitativas y un entorno laboral flexible, estamos construyendo un futuro más justo y próspero para todas las personas, independientemente de su situación familiar o género.