Mercado laboral post-pandemia: ¿Hacia dónde se dirigen las estructuras organizacionales?

114

La transformación digital -y cultural- ha hecho que las estructuras organizacionales sean cada vez más planas o matriciales. Atrás quedaron las jerarquías y escalafones sin conexión, pues los equipos de trabajo interdisciplinarios comenzaron a tomar fuerza para desarrollar las labores de una manera más ágil dentro de las empresas. Así, la meta hoy es contar con profesionales rápidos y eficientes, que tengan la capacidad de llevar a cabo los proyectos que permitan la consecución de los objetivos del negocio en el que participan.

Nuevos liderazgos

Los avances tecnológicos a nivel empresarial no sólo han permitido que las organizaciones optimicen tiempo. Este factor, así como los cambios a nivel de sociedad, permitieron el surgimiento de liderazgos frescos y ágiles, los que llegaron a marcar la diferencia en un mercado laboral tradicional.  Las compañías, independiente de la industria a la que pertenezcan, están entendiendo que brindar autonomía, autogestión y empoderamiento a sus equipos de trabajo, motiva a los colaboradores a ser más innovadores, comprometidos y a dar un esfuerzo extra.

Por otro lado, las relaciones horizontales marcan una diferencia importante en las organizaciones de hoy. Los liderazgos inspiracionales son los que se buscan en la actualidad, aquellas jefaturas que tienen la capacidad de acompañar a sus fuerzas comerciales, definiendo y ejecutando en terreno las estrategias de venta que definieron como equipo. Se trata de profesionales eficientes que se involucran con el entorno y que participan activamente en la evaluación del mercado en el que la empresa realiza acciones, rompiendo con el esquema tradicional del trabajo aislado.

“Estas nuevas estructuras -también conocidas como circulares- se caracterizan por posicionar en el centro de las conversaciones al ser humano, los stakeholders o los grupos de interés, la comunidad y el negocio. Así, todos los miembros se convierten en un pilar esencial para el funcionamiento de las organizaciones y la sed de poder se queda en el pasado”, profundiza Álvaro Parker, gerente general de PageGroup.

Volatilidad: ¿Qué ocurrirá con las organizaciones?

El panorama actual, caracterizado por ser cambiante, también involucra a las estructuras organizacionales. Sin embargo, las modificaciones en ellas no pueden ser demasiado bruscas, ya que el tiempo es clave para que los colaboradores se sumen a las transiciones de manera natural. Cabe precisar que no es necesario esperar décadas para iniciar a las  transformaciones, tal como llegó a demostrarlo repentinamente la pandemia.

Para ello, es clave que los cambios en la cultura organizacional de las empresas estén bien guiados ¿Cómo conseguir lo anterior? A través de la definición de objetivos, con plazos estipulados y objetivos de negocios claros,  así como con la capacidad de los liderazgos de transmitir a cada miembro de la compañía cómo aportará y será parte del nuevo camino que se proponga.

Durante los próximos años, serán los sistemas mixtos los que predominen en el mundo laboral. Se construyen equipos interdisciplinarios que interactúan entre sí para lograr los mejores resultados en cada uno de los proyectos que se lleven a cabo. Asimismo, las figuras de Business Partner también están marcando un punto de inflexión, áreas que tradicionalmente han sido un “soporte”, tales como Recursos Humanos, Tecnología, Operaciones y Finanzas, han tomado un rol más protagónico en las empresas, involucrándose en labores proactivas -y no en las reactivas-.

Pilares de las organizaciones de hoy

Para perdurar en el tiempo y actuar conforme a los requerimientos de hoy, las organizaciones deben fortalecerse. Está demostrado que las empresas que posicionan a sus clientes en el centro, son aquellas que logran negocios exitosos y rentables; que las compañías que realizan planificaciones estratégicas y definen su go to market pensando en el consumidor final -sea B2B o B2C- son las que cuentan con ventajas competitivas en sus sectores.

Otros aspectos como la innovación, la disrupción y las alianzas son prácticas que hoy el mercado exige que se lleven a cabo en el mundo empresarial. Que un proyecto esté operando con éxito en un momento determinado, no garantiza que perdure en el tiempo, por ello es fundamental la capacidad de reinventarse; así como el uso de nuevas tecnologías tales como la analítica avanzada, machine learning o la inteligencia artificial, que son herramientas que cualquier compañía debe adoptar para sobrevivir en un mercado cada vez más competitivo.

Aprendizajes para startups y empresas unicornio

Una situación que se presenta con cierta frecuencia en este tipo de negocios -startups y/o unicornios- es que crecen a un ritmo frenético en los escenarios volátiles. Si no se logra controlar dicha situación, el riesgo de desbordamiento es inminente y, en consecuencia, pueden llegar al punto de perder la oferta de valor frente a los clientes y quebrar. Por esta razón, se hace fundamental acompañar la agilidad, la innovación y la tecnología, con experiencia, procesos, medición, mitigación del riesgo y administración de recursos, para que ese binomio -en equilibrio- lleve al éxito empresarial.

Puntos clave

  • Los liderazgos de hoy son frescos y ágiles, pues las empresas buscan autonomía y empoderamiento en sus colaboradores.
  • Las relaciones jerárquicas quedaron atrás, debido a que la horizontalidad es lo que las organizaciones están prefiriendo hoy. Así, los líderes <<de ejemplo>> -aquellos capaces de involucrarse en la práctica con sus equipos- son los que requiere el mercado.
  • A futuro, los sistemas mixtos de trabajo serán los que predominarán. Además, las estructuras interdisciplinarias -o por células- son aquellas que garantizarán resultados positivos a las empresas.
  • Innovar y sumarse a los avances tecnológicos es fundamental para que el éxito de los proyectos perdure en el tiempo.
  • Para el éxito empresarial, las startups deben equilibrar su rápida capacidad de crecer y la mitigación del riesgo y la experiencia. Asimismo, evitar la rotación de personal es fundamental para fortalecer la cultura organizacional.