Para evitar el desaprendizaje: 5 recomendaciones para repasar de forma divertida en vacaciones

Es sabido que los escolares interrumpen totalmente su aprendizaje en vacaciones y comienzan el próximo período con mayores dificultades, lo que incluso puede llevar al fracaso académico. Los expertos coinciden en que la tecnología se ha conformado como esencial en el ámbito de la educación. La inteligencia artificial y la realidad virtual están jugando un papel cada vez más crucial en todos los aspectos de la vida y, en especial, en el educativo. Posibilitan un aprendizaje más interactivo y adaptado a las necesidades de los alumnos.

131

Sin duda, para la mayoría de niños aprender y repasar no suena a un panorama muy alentador, más aún si hablamos de periodos de descanso como los son las vacaciones de invierno. Sin embargo, se hace necesario porque, “debemos entender que el cerebro es como cualquier otro músculo del cuerpo: necesita de un entrenamiento diario para estar en forma. Si dejamos de alimentarlo de conocimientos, de razonamientos, de sabiduría, su musculatura empezará a debilitarse. El esfuerzo realizado durante todo el año escolar se acaba convirtiendo en puro olvido… y llega el desaprendizaje”, señala Javier Arroyo, co fundador del Método Smartick y experto en educación virtual.

La familia es pieza fundamental en el acompañamiento para que el regreso a clases sea un proceso significativo en su aprendizaje, pero si se cuenta con otras ayudas que contribuyen a que el proceso sea más entretenido para los más pequeños del hogar, tanto mejor, de esta manera no verán como una tarea lo que están haciendo, siempre y cuando lo pasen bien. “Por eso la utilización de aplicaciones o plataformas educativas en casa posibilita la personalización de los contenidos y adaptación a las distintas necesidades educativas de los niños. En algunas disciplinas, como las matemáticas, hay hasta dos cursos de diferencia entre el nivel de conocimientos de los más avanzados y los que precisan más atenciones”, destaca Arroyo.

Para lograr el objetivo de evitar el desaprendizaje en los niños, estas son las recomendaciones que entregan los expertos de Smartick para incentivarlos durante las vacaciones de invierno:

  1. Los nacidos del 2010 en adelante son considerados la generación Alfa o mejor conocidos como la primera generación nativa digital, ya que han vivido bajo el amparo de la tecnología y el internet. Al ser digitales, es mucho más fácil que los padres puedan a través de juegos o acertijos repasar las materias con sus hijos desde cualquier dispositivo móvil o tableta con ayuda de herramientas digitales como Smartick que proveen materiales educativos e interactivos.
  1. Muchos padres expresan sus temores ante el excesivo tiempo de exposición en las pantallas y aplicaciones de sus hijos, sin embargo, la recomendación es que con tan solo 15 minutos diarios y con fines educativos que lo hacen divertido y ameno, los niños y niñas puedan repasar matemáticas y comprensión lectora mientras disfrutan de sus vacaciones.
  1. Trabajar «los músculos cerebrales» con una tableta o computador con los métodos online de aprendizaje, permite a los pequeños afrontar la vuelta al colegio con mayor confianza y seguridad.
  2. Incentivar los hábitos de lectura, con títulos elegidos por los mismos niños, permitirá no solo que fortalezcan la comprensión lectora y los signos de puntuación, sino que refuercen las reglas ortográficas, ya que suelen cometerse errores tan comunes al escribir una palabra que sea con “b” o con “v” o palabras que generalmente presentan confusión entre ‘a ver’ y ‘haber’, que puede que suenen igual, pero que no significan lo mismo. Mientras que ‘a ver’ es una combinación de dos palabras (una preposición y el verbo ver), ‘haber’ es un solo verbo en infinitivo.
  1. No temer a las clases complementarias que, con ayuda de la tecnología y la inteligencia artificial, lograrán que la personalización e individualización de los contenidos por cada niño genere un aprendizaje de acuerdo a su nivel, además, les permite seguir avanzando sin frustraciones, trabajando su autoestima y fomentando el trabajo autónomo de manera divertida.

“El llamado es a no detener por completo la rutina de repaso y estudio de los más pequeños, de lo contrario al volver a clases estas falencias se harán más visibles quedando incluso más atrás que el resto de sus compañeros en las materias”, concluye el experto.