Primer encuentro de Sustentabilidad para la Agricultura Familiar Campesina organizó INDAP Ñuble

50

Con interesantes aportes sobre la sostenibilidad del agro y la coordinación necesaria para avanzar en torno a este desafío para la Agricultura Familiar Campesina se realizó el Primer Encuentro de Sustentabilidad de la Agricultura Familiar Campesina (AFC) de la Región de Ñuble, organizado por la región, en una actividad que congregó a jefes de área, asesores, técnicos y directivos en torno a una actividad que se enmarca dentro de la política nacional de desarrollo rural.

Identificar principios y criterios de agricultura sustentable, así como las recomendaciones de buenas prácticas aplicables al sector debe ser una primera tarea para enfrentar el desafío que enfrenta la Agricultura Familiar Campesina, en términos de sustentabilidad. “Los municipios hoy juegan un papel fundamental para enfrentar el desafío ante el cambio climático” indicó el director regional (s) de INDAP Ñuble, Luis García, aludiendo a la ley marco de cambio climático 21.455. “pero gran parte de ellos no cuentan con instrumentos de planificación propios que les permitan asumir acciones concretas. En este contexto debemos iniciar un trabajo que permita prevenir y controla la escasez hídrica, por ejemplo, con el desarrollo iniciativas hídricas locales concretas para el uso eficiente del agua”, indicó. Además, llamó a los asesores y prodesales a sumarse a este desafío, coordinando el accionar de las organizaciones en torno a la sustentabilidad.

Durante el taller, Valentina Sotelo Fernandois, jefa del departamento de Sustentabilidad e Inversiones de la División de Fomento de INDAP, expuso sobre “Sustentabilidad y Agroecología en la AFC: Un lineamiento Estratégico de INDAP”, donde recalcó que el trabajo que se realice, finalmente tendrá como pilares fundamentales para impulsar la transformación de la Agricultura Familiar Campesina en una agricultura sustentable, la agroecología, el cambio climático y biodiversidad y patrimonio, con énfasis en los territorios.

Dentro de los criterios de sustentabilidad, una línea muy importante es la agroecología, que implica una mirada integral sobre el ecosistema, considerando la producción agropecuaria a partir del diálogo de saberes entre la academia y el campo; entre la tradición y los conocimientos científicos, incorporando la tecnología que permita producir en forma sustentable y saludable. En este marco, Cecilia Céspedes, investigadora de Inia Quilamapu se refirió a los Principios, prácticas y factores de éxito en la producción con criterios agroecológicos. La agroecología, es un gran paraguas, que nos da los lineamientos para hacer agricultura sostenible, porque bajo ese paraguas tenemos muchas formas de producir: agricultura biodinámica, natural, permacultura y la agricultura orgánica o ecológica”, indicó, agregando que los sistemas productivos deben considerarse como una unidad. “Los distintos rubros no son independientes, lo que yo hago en una parte del sistema, tengo que ver como interactúa con la otra. Por ejemplo, si tengo animales, también tengo estiércol que puedo usar en el reciclaje y eso me va a servir de insumo para fertilizar. Todo está unido”.

La última ponencia, correspondió a Manuel Palacios, que analizó junto a los asistentes la “Aptitud térmica de cultivos en la región de Ñuble en un escenario de cambio climático”, una herramienta que permitirá a los agricultores que quieran establecer un cultivo, recibir orientación para determinar si la zona escogida es o no la más apropiada para el cultivo y la variedad determinada, lo que entrega una nueva herramienta en el desafío de adaptarse a los nuevos patrones climáticos mientras se cumple con la condición de producir alimentos. El encargado de cámara climática, TELESIG en INIA, explicó que usando inteligencia artificial, es posible predecir las zonas de la región que serán más cálidas o más frías, en un período de 20 años y, por ende, si serán o no apropiadas para el establecimiento de cultivos agrícolas.

La jornada, que concitó un conversatorio sobre la forma de plasmar esta información en herramientas para los pequeños productores, terminó con una visita a la cámara climática de INIA Quilamapu.