¿Sabes cómo lavar una chaqueta de plumas?

Luego de tanto tiempo guardada, ¿Sabes cómo lavar una chaqueta de plumas para el otoño? Acá te damos algunos consejos.

234

La lluvia y el frío llegaron para quedarse y, con esto, la ropa de invierno comenzó a aparecer en las calles. Sin embargo, ¿Sabes cómo lavar una chaqueta de plumas en tu lavadora? La ropa de invierno necesita un cuidado especial, es por esto que se recomienda lavar las parkas hasta tres veces durante la temporada, principalmente porque la suciedad apelmaza la pluma quitándole la capacidad de guardar el calor.

“Antes de comenzar a lavar, debes cerrar todos los cierres de la chaqueta de plumas y unir todos los velcros que tenga. Luego, debes voltear por completo la prenda. Ahora bien, se recomienda que el lavado se haga en una lavadora de carga frontal superior a los 10 kilos de capacidad, con agua fría y detergente suave; jamás utilices suavizante. Junto con tu chaqueta, aprovecha de lavar algo pesado como unos jeans para darle peso al tambor”, explicó Jeanette Rodríguez, Brand Manager de Línea Blanca de LG Electronics.

Así de simple es lavar una chaqueta de plumas, pero eso no es todo, ahora viene la parte del secado. ¡No se te ocurra estrujar tu parka o apretarla! Puedes secarla en la secadora, y acá te contamos cómo.

Utiliza la secadora

Una vez terminado el lavado, debes dar vuelta la chaqueta de plumas a su posición original. Si el clima acompaña, puedes colgarla al aire libre para que se seque, pero como estamos en época de frío te contamos cómo hacerlo en la secadora y no dañarla en el intento.

Es recomendable, antes que todo, acompañar tu chaqueta con algunas toallas en la secadora, así estas absorberán algo de humedad y el secado será más rápido; entre menos tiempo esté en la secadora mejor.

Existen algunas chaquetas de pluma que, de fábrica, traen consigo una bolsa de algodón para el proceso de secado en la máquina secadora. Ahora, si no es el caso, puedes utilizar una funda de almohada o una sábana. Lo que sí, asegúrate que tu parka entre sin enrollarse.

Selecciona la temperatura más baja y delicada que ofrezca tu secadora. Debes preocuparte de que quede lo más seca posible y que el calor sea parejo para todas las partes de la chaqueta. Una vez terminado el proceso, déjala ventilando por unas 48 horas para eliminar toda la humedad posible.

Un tip para saber que está totalmente seca es que no deben existir pelotones de pluma en su interior. No olvides que todo este proceso toma tiempo, pueden ser varios ciclos de secado.