SAG refuerza fiscalización a poderes compradores de uva

El cumplimiento con las exigencias legales de publicación del precio de referencia y la calibración de las balanzas son aspectos claves del reglamento de la vid vinífera que regula la primera transacción de la uva.

197

El Servicio Agrícola y Ganadero inició la fiscalización a los poderes compradores de uva al verificar el comienzo de la cosecha de las vides en la Región de Ñuble, con el propósito que se cumplan las obligaciones que establece la Ley N° 20.656 sobre transacciones comerciales agropecuarias y su reglamento específico para la vid vinífera.

La Directora Nacional subrogante del SAG, Andrea Collao; la Directora Nacional de ODEPA, Andrea García, y la Seremi de Agricultura subrogante, Gloria Cuevas, quien además es Directora Regional (s) del SAG de Ñuble, se dirigieron a la comuna de Quillón para acompañar el recorrido que realizan periódicamente los inspectores del SAG a los centros de acopio e intermediarios.

“La publicación de los precios de referencia y la calibración de las balanzas son aspectos fundamentales para asegurar la transparencia en la comercialización de la uva. Por eso el SAG, dentro de sus competencias, duplicó la frecuencia de fiscalizaciones a los poderes compradores para asegurar que se cumplan estrictamente estos y otros aspectos durante la primera transacción, de acuerdo con las exigencias del reglamento de la uva vinífera”, explicó Andrea Collao, Directora Nacional (s) del SAG.

“Considerando que muchos productores vitivinícolas de la región de Ñuble se vieron afectados por los incendios forestales, para el Ministerio de Agricultura es fundamental resguardar que se respeten los derechos que le otorga la Ley de transacciones comerciales agropecuarias para que puedan vender en las mejores condiciones posibles”, sostuvo Andrea García, Directora Nacional de ODEPA.

“El rubro vitivinícola de Ñuble enfrenta muchos desafíos para poder mantenerse y crecer. La transparencia en la comercialización de la uva es una de ellos. Por eso, el SAG ha mantenido una fiscalización constante a los poderes compradores tan pronto como abren sus puertas”, sostuvo la Seremi de Agricultura y Directora Regional del SAG subrogante, Gloria Cuevas.

La primera transacción de la uva está regulada por el reglamento de la vid vinífera, que establece los parámetros que componen el listado de precios de referencia, define las metodologías para medir su cantidad, masa o volumen, así como los requisitos para los laboratorios de calibración.

Los fiscalizadores del SAG verifican que el poder comprador tenga publicado el listado de precios de referencia, que cuente con equipos calibrados para determinar el peso del producto a transar e informe la agroindustria para quien realiza la adquisición. También revisan las guías de recepción del producto y las liquidaciones de pago efectuadas a los productores, entre otros aspectos.