Seguro Apícola reparte $225 millones en indemnizaciones entre 110 apicultores afectados por sequía en 2022

Herramienta que cuenta con subvención del Estado, a través de INDAP y Agroseguros, respondió con montos de hasta $10 millones para los productores que aseguraron un total de 19.721 colmenas.

43

Un grupo de 110 apicultores y apicultoras que sufrieron bajas en la producción de sus colmenas entre Valparaíso y La Araucanía, debido a la sequía en la primavera de 2022, se adjudicaron indemnizaciones por un total de $225.703.051 gracias a la contratación del Seguro Apícola con subvención del Ministerio de Agricultura a través de INDAP y Agroseguros

La cobertura alcanza a las 19.721 colmenas aseguradas por estos 110 apicultores que, de acuerdo al número en cada caso y otras variables, reciben montos que van desde los $100.000 hasta los $10.000.000, con un promedio de $2.500.000, los que van directamente a saldar deudas de créditos que tengan con INDAP y a sus cuentas en el caso que cuenten con algún saldo. El seguro opera a partir de la medición con satélite que confirmó déficit hídrico de más de 50% en comparación con el promedio de los últimos 20 años. 

La entrega de estas indemnizaciones concluyó este viernes con un encuentro con apicultores en un predio apícola de O’Higgins en que participaron el director nacional de INDAP, Santiago Rojas, el director ejecutivo de Agroseguros, Alberto Niño de Zepeda,  servicios que son socios estratégicos para la ejecución del Programa de Seguros Agropecuarios. 

En la parcela del apicultor Pascual Farías Ilabaca, en el sector El Guindo de Santa Cruz, las autoridades, junto al seremi de Agricultura, Cristian Silva Rosales, y el equipo local de INDAP liderado por la directora regional (S) Pía Muñoz, se reunieron con parte de los 19 apicultores de O´Higgins que accedieron a este seguro al igual que los 8 de Valparaíso, 7 de la Metropolitana, 42 del Maule, 7 de Ñuble, 25 de Biobío y 2 de La Araucanía.  

En la actividad se entregaron certificados que acreditan el pago y se realizó un conversatorio sobre la gestión de esta herramienta destinada a paliar estragos en procesos productivos por eventos climáticos adversos, incendios o accidentes, sobre otros problemas como la baja en el precio de la miel, y también sobre las oportunidades de reactivación que implica el uso de estos seguros. 

El cambio climático ya no es una emergencia, es la nueva normalidad a la que tenemos que adaptarnos. Van a haber menos precipitaciones en la zona central, va a haber más temperatura, y por lo mismo tenemos que reducir ese riesgo y para eso son muy importantes los seguros. Como gobierno contamos con un programa de agroseguros que son subsidiados directamente con primas muy bajas y que permiten reducir ese riesgo. Es una herramienta que funciona”, señaló Santiago Rojas.

El director ejecutivo de Agroseguros, Alberto Niño de Zepeda, en tanto, destacó las ventajas de contratar oportunamente este seguro que cuenta con subsidio estatal de esa entidad e INDAP. “Resulta un instrumento muy atractivo que cubre las necesidades de los pequeños y medianos apicultores desde la región de Coquimbo hasta Los Lagos y cuenta con una muy buena aceptación por parte de ellos. Aunque sus costos dependen de la ubicación del apiario y el número de colmenas, la parte no subsidiada por el Estado que deben pagar es muy baja”, apuntó.  

El Seguro Apícola es parte del set de Seguros Agropecuarios que el Ministerio de Agricultura, a través de INDAP, pone a disposición de los usuarios de este servicio para que se protejan frente a eventos climáticos adversos y muerte animal. Subsidia hasta el 95% del costo de la prima neta no subsidiada por Agroseguros. 

El anfitrión de esta reunión, Pascual Farías, que aseguró sus 300 colmenas y obtiene una indemnización de $4.406.776, cuenta que “la sequía la hemos sufrido bastante, hace años que estamos con esto. Hay que comprar harto alimento y todo está subiendo. El seguro es un gran aporte porque si no cosecha miel por lo menos el seguro a uno lo apoya algo y ya es platita (…) Es muy bueno porque uno puede quedar a brazos cruzados. No es tanto lo que sale y es conveniente”.

Eva Pavez, del sector San José del Carmen, que llegó en representación de su esposo Luis Cáceres también asegurado, comentó en tanto que “ha sido muy difícil esto de la sequía por el asunto de la floración” a lo que se suma, dijo, que “la miel está demasiado barata” Relató que su marido “el otro día andaba muy complicado, muy triste, y fue a INDAP y se encontró con la sorpresa de que le ayudaron a cancelar una deuda que tenía gracias a este seguro. Fue como un alivio a él, un alivio bastante grande porque estaba muy preocupado, estaba con una deuda y no tenía como cancelar e INDAP le ayudó a solucionar el problema”.

Con el contrato del Seguro Apícola, que gracias a los subsidios estatales resultan de muy bajo costo,  los apicultores quedan cubiertos frente a riesgos tales como humo, intoxicación por pesticidas, viento fuerte, sismo, tsunami, enfermedades exóticas nominadas, lluvia torrencial, incendio, golpe de calor, nieve, congelación, sequía agrícola, erupción volcánica, robo, transporte y responsabilidad civil.  

TODOS LOS DETALLES EN WWW.INDAP.GOB.CL/SEGURO-APICOLA 

Las colmenas afectadas por el déficit hídrico en manos de estos 110 apicultores y apicultoras corresponden a casi un tercio de las 64.000 catastradas hasta ahora con daños por los recientes incendios forestales en el centro sur de Chile. Solo un 10% de quienes sufrieron por estos siniestros cuentan con Seguro Apícola cifra similar a la estimada para el caso de la sequía de 2022.